Alexander Larouse

cualquier vicio es bueno. excepto ese de las relaciones y esas mierdas....

Description:

Alexander larouse

Bio:

“sutilezas las justas, seamos sinceros, la verdad a la cara” es una de las frases que Alexander mas pudo utilizar en su estancia en la escuela de magia, hasta que deicidio largarse de aquel sitio… “inútil” como decía el, sin antes vaciar la despensa de bino y la biblioteca de algunos libros interesantes. su pasado, algo oscuro quizas, intenta no recordarlo, ya sea ocultándolo en el alcohol o cambiando de tema drasticamente, realmente solo recuerda muy poca cosa, un recuerdo lejano de el olor a azufre que entraba en su casa antes de que fuera destruida por los paladines, también recuerda la compañía de su violín las tardes en las que la lluvia inundaba la ciudad pero quizás lo que mas temia y lo que jamas querría contar fue como lanzo a varios paladines por los aires cuando intentaron destruir su hogar… desde aquel día nunca dejo de escapar.

En su viaje, le sucedieron cosas tan atípicas como sorprendentes vicio a un mago y a un científico negociando juntos a un cura y a un mago discutiendo sobre la magia de luz y sus usos, y quizás lo que mas le marco un escarabajo de piedra tallado en el desierto, se lo encentró directamente en el suelo sin nada alrededor, esto no seria un hecho relevante si no fuera porque tiempo después en escuela de magia en la que comenzarían sus estudios y que abandonaría un tiempo después un mercader le ofreció una pieza idéntica.

Muchos años después, frente a la torre del mago de lo que en aquel entonces no era nada sorprendente, hubo de recordar aquella remota tarde en la que su maestro, le llevo a probar por primera vez los placeres de el alcohol, no solo le enseño magia, si no la filosofía que ambos compartían hicieron que no fueran solo aprendiz y maestro sino que fueran amigos, un dia, cansado de la odiosa escuela de magia (y de su director) Alexander decidió largarse también, diciendo que era inútil una escuela sin libertad al grito de “la magia es magia, no tendría que estar prohibida” se largo metiendo un portazo y quemando las barbas del director de la escuela de magia, se sentó en su carruaje con la única compañía de sus libros “prestados” su violín y su bastón para, encontrar un mago que tuviera las narices de su antiguo maestro.

Otra cosa que se paro a recordar fue su procedencia, cuando su maestro, Clarck lo miro le dijo que era como si no fuera humano, cosa que Alexander se tomo. lógicamente en broma, pensando que eran tonterías de borrachos, pero años después empezando a pensar, se dio cuenta que no tenia ningún recuerdo fijo de su infancia, ni de su madre ni de su padre, solo una gran sala, llena de magos acercándose a el y diciendo que no podía estar nunca mas entre ellos, entro los

Alexander Larouse

Chant of Deceit Dalcove